El estragón (Artemisia drancunculus), también conocido como dragoncillo o hierba de dragón entre otros nombres, es una hierba aromática perenne de la familia de las Asteraceae originaria, probablemente, de Asia Central y Oriente Medio, con un uso muy extendido en la cocina europea, y una imprescindible en la cocina francesa.

El estragón se puede encontrar de forma silvestre y los cultivos abundan en Europa, Asia y América, dependiendo de la zona de cultivo ofrece unas características y además determina un nombre, siendo las variedades más conocidas el estragón ruso y el estragón francés.

El estragón francés es más apreciado por su aroma y sabor, es intenso pero más suave y característico por su contenido en estragol, un compuesto fenólico que le ofrece un punto anisado, resulta incluso dulzón, vainillado. Mientras que el estragón ruso es más rudo en sabor, algo amargo y menos aromático, pero más resistente.

Esta planta aromática de cultivo agradecido, prefiere suelos cálidos, con riego moderado y sol, es muy fácil de cultivar en macetas, preferiblemente por división de la mata, más efectivo que por semillas.

Se caracteriza por sus hojas lanceoladas de color verde oscuro, y se encuentra en el mercado tanto fresco como seco. Sus hojas suelen recolectarse antes de la floración (de mayo a julio) para secarlas, pero como cualquier hierba aromática, sus cualidades son mayores si se utiliza en fresco.

Información nutricional (0.1 g)
Fibra 7.4 g
Ácidos grasos saturados 0.0 g
Ácidos grasos monoinsaturados 0.0 g
Ácidos grasos polinsaturados 0.0 g
Colesterol 0.0 mg
Calcio 1139.0 mg
Hierro 32.3 mg
Zinc 3.9 mg
Vitamina A 210.0 ug
Vitamina C 50.0 g
Ácido fólico 0.0 ug
Sal (Sodio) 6.2 mg
Azúcares 0.0 g
Los datos son de carácter puramente orientativo y no deben usarse con fines médicos. Los responsables de la web se eximen de cualquier responsabilidad.