Categoría Setas

También conocida como Trompeta de los muertos, Cuerno de la abundancia, Trompeta negra o Trufa de los pobres, ya que su sabor es bastante similar al de la famosa trufa negra.

Presentan una curiosa morfología, pues son como un embudo hueco por la parte central, el sombrero es frágil, amplio, ondulado y suave. El estipe largo y estilizado junto con el original sombrero crean en su conjunto una peculiar forma que resulta cuanto menos llamativa. El color siempre es muy oscuro y podemos encontrar variaciones entre gris ceniza y negro azulón.

La época ideal para conseguir este tipo de setas es en otoño, aunque al tratarse de setas aptas para la desecación, las podemos consumir a lo largo del año. Crece desde finales del verano hasta finales del otoño y suele hacerlo en zonas de suelo húmedo, en bosques de Hayas o Robles. En presencia de musgos, líquenes y hojas caídas es mucho más probable que las encontremos.

Suelen crecer en grandes cantidades, lo que en muchas ocasiones crea verdaderos espectáculos de la naturaleza para nuestros ojos. Si las queremos probar frescas en lugar de secas, podremos mantenerlas perfectamente en el frigorífico unos tres días y siempre deben ser cocinadas antes de consumirlas. Para recogerlas, como con el resto de setas, debemos ser bastante cuidadosos y hacer siempre que podamos con la ayuda de algún cuchillo o navajas. Si ha llovido durante el verano, podremos ir su busca desde mediados de agosto hasta noviembre. Solo podremos confundir esta seta con la especie Craterellus cinereus, la cual es también comestible y tiene un sabor dulce y aroma a ciruela.