Proviene del azúcar, tiene el mismo perfil de sabor que éste, así como la misma apariencia, pero solamente tiene la mitad de las calorías del azúcar. Es apto para diabéticos, y no se pega.

Este sucedáneo no es algo artificial, ya que está fabricado exclusivamente a partir de la remolacha azucarera, por ello su dulzor es puro, sin ningún regusto extraño.

En su fabricación, primero la glucosa y la fructosa del azúcar se combinan de nuevo con la ayuda de enzimas naturales; y en la segunda etapa se efectúa una hidrogenación. El resultado es una sustancia nueva, comparable al azúcar en muchos aspectos. Tiene el mismo perfil que el azúcar, la misma apariencia y se puede trabajar prácticamente -incluso mejor- como el azúcar.

Su valor nutritivo es de 2 kilocalorías por gramo. Es muy recomendable para los diabéticos y se emplea en muchos productos de confitería destinados a los niños ya que no provoca caries. No se forman los ácidos de la placa que podrían disolver el esmalte dental.

Son muchos los productos que llevan hoy en día Isomalt en su elaboración, entre otros, caramelos, chicles, chocolates y productos horneados.

Además, en confitería resulta perfecto para trabajos de caramelo ofreciendo una gran resistencia a la humedad, por lo que son muchos más duraderos, no son pegajosos, ni se ablandan a temperaturas altas o en sitios muy húmedos  Además, ofrecen un bonito color cristalino totalmente transparente.

Información nutricional (0.1 g)
Fibra 0.0 g
Ácidos grasos saturados 0.0 g
Ácidos grasos monoinsaturados 0.0 g
Ácidos grasos polinsaturados 0.0 g
Colesterol 0.0 mg
Calcio 0.0 mg
Hierro 0.0 mg
Zinc 0.0 mg
Vitamina A 0.0 ug
Vitamina C 0.0 g
Ácido fólico 0.0 ug
Sal (Sodio) 25.0 mg
Azúcares 95.0 g
Los datos son de carácter puramente orientativo y no deben usarse con fines médicos. Los responsables de la web se eximen de cualquier responsabilidad.