Las bayas de enebro son el fruto de la planta leñosa o arbusto con el mismo nombre, el enebro (Juniperus communis), aunque hay subespecies y variedades.

En realidad no son bayas, son conos femeninos en forma de baya esférica que en el arbusto presentan un color verde cuando son jóvenes y van oscureciendo al madurar, mostrando una vez secas, listas para su aplicación culinaria, el color azul-púrpura-negro característico.

El enebro se encuentra en zonas montañosas, sobre todo en las zonas frías de Europa, Asia y Norteamérica.

Se emplea en la elaboración de la ginebra y también en aromaterapia y perfumería por su aceite esencial.

En la cocina, las bayas de enebro se emplean para aromatizar platos de carne, en especial las carnes fuertes como las de caza. Es utilizado en platos tradicionales alemanes como el Choucrout, y se incluyen en la elaboración de adobos, salsas, etc.

Las bayas de enebro son un tanto amargas, con matices cítricos y dulces. Se pueden utilizar tanto frescas como secas, pero conviene moderar su uso porque proporcionan un sabor muy fuerte. Antes de usarlas hay que machacarlas un poco en el mortero, así desprenderán toda su esencia.

Información nutricional (100.0 g)
Fibra 0.0 g
Ácidos grasos saturados 0.0 g
Ácidos grasos monoinsaturados 0.0 g
Ácidos grasos polinsaturados 0.0 g
Colesterol 0.0 mg
Calcio 0.0 mg
Hierro 0.0 mg
Zinc 0.0 mg
Vitamina A 0.0 ug
Vitamina C 0.0 g
Ácido fólico 0.0 ug
Sal (Sodio) 0.0 mg
Azúcares 0.0 g
Los datos son de carácter puramente orientativo y no deben usarse con fines médicos. Los responsables de la web se eximen de cualquier responsabilidad.