Está compuesta principalmente por todos los platos y tazas que se utilizan en el comedor para el servicio de alimentos. Los materiales más usados son la loza y la porcelana blanca reforzada, así como el cristal tensionado o endurecido, o con alto contenido en plomo.