El cubremantel tendrá la función de proteger el mantel de las pequeñas manchas producidas durante el servicio, cambiándose el cubremantel cada vez que un cliente abandona una mesa para ser ocupada por otro. Será más pequeño que el mantel y la elección de los mismos dependerá del tipo de manteles existentes en el establecimiento, procurando que sean de la misma calidad, confeccionados en el mismo material o acorde.