Someter a presión contra una superficie rígida una masa fermentada o laminada con la finalidad de obtener una pieza compacta y fina.